Portal de Carros

Volver atrás




El portal de los Carros, construido en el siglo XVIII, era la puerta principal de acceso al interior de la fortaleza. El puente situado justo enfrente del portal tenía en sus orígenes un tramo levadizo y se construyó para unir el camino cubierto con el revellín y la contraguardia, lo que permitió el acceso al tráfico rodado. Para cerrar este espacio se levantó este amplio portal, que con el tiempo adquirió su nombre. La defensa del puente se efectuaba mediante las aspilleras situadas a cada lado de la puerta.