Historia

 

El Centro Gastronòmico Domus Sent Soví se encuentra en Can Llensa, edificio construido por el empresario Alfons Llensa i Plademunt en 1898 para establecer una fábrica de tapones de corcho. La actividad principal de la empresa se centraba en la exportación de tapones al mercado francés (champagne). Con el inicio de la Primera Guerra Mundial (1914), esta tuvo que cerrar.

Durante la Guerra Civil se reformó el edificio para convertirse en la escuela municipal.

A mediados de los setenta, el Ayuntamiento compró la finca a la familia Llensa, y en el 2004 fue rehabilitado para albergar el centro cívico, el Casal de Abuelos y la biblioteca Modest Salse.

Unos años más tarde, con el objetivo de dinamizar la economía del municipio, se apostó por transformar el equipamiento en un centro gastronómico dedicado a la promoción del producto y de los productores locales con la organización de actividades vinculadas a la cocina y a la gastronomía.

El espacio fue diseñado por MSB Estudi Taller d’Arquitectura y la ejecución de la obra la llevaron a cabo empresas y profesionales locales. En el 2010 se inauguró el Centre Gastronòmic Domus Sent Soví, sede también de la Oficina de Turismo.

El centro gastronómico toma el nombre de Sent Soví como homenaje a la tradición gastronómica catalana. Sent Soví es el libro de cocina más antiguo de Europa escrito en lengua vernácula, considerándolo así el primer recetario medieval redactado en catalán. Las más de 200 recetas tuvieron una gran influencia en la época y, hoy, en pleno siglo XXI, vuelven a tener vida en esta domus, la casa de la tradición gastronómica catalana.