Polvorín principal

Volver atrás




Sobre el baluarte de Santa Bárbara se encuentra el primer polvorín con el que contó la fortaleza. Este polvorín fue construido una vez finalizada la Guerra de Sucesión, hacia 1713-1715. Tenía capacidad para albergar hasta un total de 25.000 kilos de pólvora. Estaba destinado a guardar la pólvora y los materiales explosivos del castillo y tenía una estructura con contrafuertes, unas pequeñas ventilaciones en las paredes del edificio y un muro que lo rodeaba. Actualmente mantiene su estructura primitiva y acoge un audiovisual. Su aspecto corresponde al tradicional en este tipo de construcciones, caracterizado por los típicos contrafuertes y su muro envolvente.